Historia de la cosmética II

En la publicación anterior de Historia de la cosmética ya hablamos sobre la cosmética desde la Prehistoria hasta el siglo XIX. ¿Qué mejor ahora que informarnos sobre nuestros siglos? En este artículo hablaremos de los siglos XX y XXI.

El siglo XX es el siglo de los grandes descubrimientos científicos, tanto en cosmética como en otros campos de la ciencia. Los productos de belleza dejan de ser un lujo y empiezan a ser accesibles a un grupo más numeroso de gente. Los franceses empiezan a ser los portadores de la moda y aparecen nuevos productos en el mercado que intentan respetar lo natural. Se empieza a volver a los productos naturales a base de aceites vegetales, frutas, leche, miel…

La primera crema cosmética  con colágeno artesanal aparece en 1980, y en 1986 se crean las primeras cremas anti envejecimiento. Descubren los liposomas, los lípidos en la piel, el ácido hialurónico y los antioxidantes con vitaminas A, C y E, los oligoelementos y los alfa hidroxiácidos.

Cosméticos

Cosméticos

Algunas de las cosas que he dicho ahora las conoceréis o al menos las habréis escuchado de pasada, pero aunque haya alguna que otra palabra extraña en los productos que os compráis, por no hablar de todas las palabras que hay en el prospecto por estar en latín, puesto así por la INCI (nomenclatura internacional de ingredientes cosméticos), tampoco andamos tan alejados de lo que se echaban encima en los siglos anteriores, exceptuando los productos tóxicos que nos podrían dejar con una pata metida en la tumba.

De hecho ya sean caros o baratos los productos cosméticos que nos compremos, por alguno de los ingredientes se nos revolvería algo el estómago. Muchos, como he dicho antes, seguro que los conocéis o incluso todos, ¿quién sabe? Pero por poneros alguno de los ejemplos podría mencionar:

La placenta, que puede ser humana, de oveja o de cerdo. Es usada en cremas faciales anti edad o en tintes para el pelo, ya que al ser rico en hormonas y proteínas estimula el crecimiento del pelo y reduce las arrugas. Se aplican unas pocas células de placenta, pero se usa.

El semen de toro, utilizado en algunos salones de belleza europeos para dar brillo al pelo por su alto nivel proteico y de fácil absorción. Súper caro además el tratamiento.

La hembra de cochinilla algodonosa, originaria de México. Machacándola e hirviéndola se crea un rojo intenso de larga duración, usada en los pintalabios.

Veneno de serpiente, seguro que lo habéis visto anunciado en algún lado. Teóricamente el veneno relaja y estira los músculos paralizándolos, efecto botox más barato.

Podría deciros unos cuantos más, pero me parecen de gran nivel de asquerosidad como para ponerlo.

Si vosotros tenéis conocimiento de alguno que queráis compartir no lo dudéis y ponedlo, nos encantan los datos nuevos.

Por último si os ha gustado siempre podéis compartirlo por los botones de abajo entre vuestros amigos. Besos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s